Le temes a la maternidad? / Le temes a la paternidad?

Y de pronto hubo un momento en mi vida que todo empezó a tener sentido; entendí el porqué de mi tristeza crónica, de mi rabia sin límite, de mi soledad, casi siempre auto-impuesta, de mi vacío existencial. Empecé a leer y escudriñar incansablemente todo material sobre el tema que cayera en mis manos…Recordé cosas que había olvidado, comprendí el abuso a mi persona detrás de acciones que consideraba como normales.

Sentí lástima de mi misma, por ser hija de una madre egoísta…sentí rabia por la injusticia. Repentinamente comprendí el pánico que le tenía a la maternidad y la contradicción en mi interior porque moría por tener una familia. En determinada época de mi vida, llegué a engañarme a mí misma poniendo mi carrera universitaria y un feminismo incipiente como excusa para ni siquiera considerar el tener hijos algun día; por temporadas me invadía el sentimiento de que algo estaba faltando en mi vida, pero sentía que no estaba a la altura de esa aspiración.

Nadie te enseña cómo ser mujer u hombre (al menos no de una manera consciente), implícitamente tomamos estos modelos de nuestra madre o padre y/o las figuras parentales cercanas, lo que vemos cotidianamente es lo que asimilamos. Las niñas aprenden sobre la maternidad cuando observan a sus madres y abuelas, lo integran a través del juego con muñecas y ya de adultas se les da de manera natural. Sin embargo, en mis años de investigación he encontrado, con una frecuencia muy alta, que las personas que han vivido su infancia en hogares disfuncionales temen convertirse en madres o padres y cuando se deciden a tener hijos (planeados o no), enfrentan desafíos importantes, imposibles de entender por muchos.

Qué pasa entonces cuando estos modelos parentales han sido abusivos?

Obviamente, al crecer dentro de un hogar disfuncional, no vas a tener modelos sanos para tu vida; la mayoría internaliza el maltrato emocional, se considera a sí mismo torpe y deficiente, ya que ni su propia madre (o padre) lo ama y se llena de sentimientos de poca valía. Todo esto sumado al ataque del harém del padre o madre egoísta; frases y sentencias como: “hijo fuiste, padre serás”, “cuando te conviertas en madre entenderás todo el sacrificio hecho por tí y la pagarás caro”. Es natural sentir miedo de fallar como padre o madre; de cometer los mismos abusos a los que fuimos sometidos…si por ejemplo, somos hijas de una madre negligente, probablemente nos convertiremos en madres un tanto absorbentes con nuestros hijos, en franco afán de que no corran con nuestra misma suerte. Puede ser que el hijo adulto de un padre autoritario y agresivo, se termine convirtiendo en demasiado permisivo con sus propios hijos y no les ponga límites en absoluto.

La verdad es que el padre o madre perfectos no existen…y nunca existirán. Basta y sobra que nos neguemos a perpetuar el legado de amor distorsionado de nuestras familias de origen y el simple hecho de interesarte en este artículo demuestra que tienes la empatía suficiente para criar hijos felíces. En los hijos adultos de padres o madres egoístas se hace mandatorio buscar ayuda psicológica y espiritual cuando nos decidimos a tener hijos; es necesario desintoxicarnos y desaprender las actitudes dañinas que observamos en su momento.

La mayoría de nosotros tenemos mucho amor para dar en nuestro interior, es sólo que estamos confundidos. Creo firmemente que la maternidad o paternidad pueden llegar a sanar las heridas de nuestro pasado, a través de la oportunidad de vivir nuevas experiencias a través de nuestros hijos.

Written by

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

7 Comments

  • Clara

    Me he sentido TAN identificada…
    Durante muchos años he ido postergando esa decisión con burdas excusas, la carrera principalmente. Pero al tener a dos sobrinos me he dado cuenta de las ganas que tengo por ser madre. No había sido nunca consciente del todo y era precisamente por ese miedo a hacerlo mal, por los recuerdos de mi niñez.
    Gracias otra vez.

  • Malena

    Hola, gracias por este artículo. Me siento identificada también y constantemente me encuentro en este dilema si ser madre o no. Recientemente he venido reconociendo que mi madre fue una abusiva conmigo. Aveces também me pregunto si estoy poniendo excusas para no ser madre queriendo o si ese “querer” ser madre viene de afuera principalmente de mi madre como una expectativa que ella tiene sobre mi.

  • Estefania

    Enhorabuena por tu blog. En España hay muy poca información sobre este tema. Las madres son sagradas y es un tema tabu destapar estos problemas. Mi madre fue una narcisista de libro y nos hizo mucho daño. Decidi no tener hijos por temor a ser como ella. Actualmente está muy enferma y tengo que ocuparme de ella. Me ha costado mucho perdonarla. Tu blog es muy necesario y util. Gracias por tu ayuda.

  • ROS

    A raíz de un mioma, fui a terapia. Tenía miedo no poder ser madre.En la época que me salio el mioma estaba trabajando en lugar donde una a una de las chicas de mi edad de treinta y tantos se pusieron de parto, yo cuento que hubo más de seis embarazos seguidos.Senti mucha rabia y dolor,tb no tenía pareja y no podía conservar ninguna a mí lado, ni plantearme siquiera ser madre como ellas.Llegaba a casa llorando,e ir al trabajo era un suplicio para mi.Me obsesione con encontrar pareja. Y salí con chicos, pero sólo quería sexo.Lo de formar familia ni hablar.Total que empecé a caer en una depresión muy severa, contar que fui objeto de burlas por mi situación de “solterona” y eso no hacia más que incrementar mis inseguridades y miedos.Decir que vengo de una familia disfuncional,mi padre abandono a mí madre cuando yo nací, y se quedó sola con cinco hijos,pero amenazó con no pasar la pensión, y los varones se fueron a vivir con el y las chicas quedamos con mi madre.Mi madre tenia una depresión muy grande y a mí me atendió a medias,crecí con muchas carencias de cariño,mi hermana tenia muchos celos de mi y creció con rabia hacia mi madre porque le echaba la culpa de mi padre se fuera.Asi que en parte esa obsesión de tener pareja,hijos se hizo misión imposible. incluso me intenté suicidar.Ahora estoy haciendo terapia.Basicamente estoy aprendiendo a quererme y entender mis obsesiones y miedos.No sé si llegaré a casarme y a tener hijos,ya tengo 40,pero si no llega esa oportunidad, al menos no hare daño a nadie, tengo muy claro que tengo que tener muy bien el coco para tenerlos,no los trairia para sufrir, ni para curarme a mí,sino para ser libres y puedan hacer su vida con amor y libertad

    • W. Jimenez

      Estoy segura que serás muy buena madre para tus hijos, sean biológicos o adoptados, y si no vives la experiencia de la maternidad, estoy segura de que serás felíz de todos modos. Lo importante es que estás teniendo el valor de enfrentar tus demonios y la voluntad de sanar. Un fuerte abrazo.

  • esperanzad82

    Le temo a la maternidad, pero no tanto por los miedo que aquí se expresan, que también, sino por lo siguiente:
    En España como muchos países está reconocido el derecho de los abuelos a la visita a sus nietos. El único motivo por el cual, pueden desestimar una demanda a los abuelos, es el mal que se le pueda hacer a un menor (que no a los padres), por lo que pueden fácilmente mancillar tu persona, seguir haciendote daño a través de tus hijos. He incluir a tu hijo en ese entramado social de familia-amigos que han permitido y facilitado esa situación.
    Si llego a ser madre, puedo ver como mi familia me vuelven a incluir en una situación de la que me está costando tanto salir: el no ser parte de ese engranaje que ellos necesitan para su ego, y todo a través de un/a hijo/a mío/a.
    Me da autentico pánico esta situación.

    • W. Jimenez

      Sí, los familiares y amigos nos presionan mucho con eso, te concedo la razón en ese aspecto; no temas, pues aunque tengas que ceder en permitirles visitas a los abuelos tóxicos porque la ley te obliga a hacerlo, no pueden obligarte sin embargo a no estar presente durante esas visitas, puesto que no confías en ellos; de igual manera, como madre siempre tendrás la ultima palabra en cuanto a cualquier decisión que se tenga que tomar con respecto a tus hijos. Un abrazo y ánimo.

LEAVE A COMMENT