Superando el maltrato psicológico (Víctimas de narcisistas).

Superar completamente el caos mental que deja el abuso de los narcisistas no es algo que va a ocurrir mágicamente, ni en dos semanas, quizás ni siquiera ocurra en los siguientes años. No es algo que se va a conseguir simplemente porque lo deseamos, hay todo un proceso, todo un esfuerzo consciente. No hay reglas escritas, cada persona es un mundo y cada uno de nosotros vivió el abuso de manera diferente, sin embargo, hay algunos puntos comunes que podemos intentar aplicar a nuestro proceso de sanidad interior.

  1. Aprender/ Informarse: Como ya hemos reiterado en este blog, estar bien informado y educado respecto al abuso y sus manifestaciones, es crucial para poder salir adelante y nos otorga las herramientas psicológicas que nos permitan reconocer nuevas formas de abuso y cómo evitarlas.
  2. Contacto con la naturaleza: Según un estudio realizado en la universidad de Essex, en el Reino Unido, las caminatas en un entorno rodeado por la naturaleza reportan importantes beneficios para las personas: un 90% de los voluntarios refirieron mejoría en su autoestima, 71% refirieron sentirse menos tensos, deprimidos y fatigados.
  3. Evitar el stress innecesario: El maltrato infantil deja secuelas tan devastadoras para la salud mental como las sufridas por los veteranos de guerra, el síndrome de stress post-traumático complejo; por lo que reducir en la medida de lo posible aquellas cosas que agregan más carga a nuestro muy pesado equipaje mental es muy necesario.
  4. Empezar a desaprender los códigos inculcados por los padres tóxicos: Mi madre narcisa me enseñó a nunca admitir que no había dinero. Si se acercaba mi cumpleaños o había alguna actividad escolar en la que se requiriera dinero, ella inventaba cualquier excusa para no reconocer que no teníamos los medios económicos…al extremo tal de castigarme arbitrariamente y justificar así que no habría fiesta de cumpleaños o permiso para ir a tal cual actividad por mi “mala conducta”. Me prometí a mi misma romper con esa cadena, ahora me resulta liberador poder responder un “no tengo dinero”…con esto no estoy diciendo que debemos rendir cuentas de nuestras finanzas y/o asuntos personales ante nuestras amistades, pero me alivia bastante poder pronunciar las tres palabras (“no hay dinero”) que eran todo un tabú en el hogar en el que crecí.
  5. Reinventarnos: Después de vivir tantos años con una madre tan controladora, que me elegía la ropa y peinado, nunca tuve un estilo propio; tuve que comenzar de cero, a experimentar con los diferentes estilos y modas, y aunque aún no lo he encontrado todavía, ha sido una experiencia divertida y me ha empoderado. Reinventarse es borrar todas las cosas que nos hicieron creer sobre nosotros mismos y buscar en nuestro interior nuestra verdadera esencia.
  6. Agradecer lo que ya tenemos: sea la vida o una buena salud, es importante mostrar agradecimiento por las cosas positivas que conservamos. El maltrato al que nos vimos sometidos devastó gran parte de nuestras vidas, por eso uno aprende a valorar más lo que tiene. Cavilar tristemente en lo que perdimos no nos lleva a ningún lugar, para eso hacemos un duelo, pero luego debemos poner nuestro enfoque en traer positividad a nuestras vidas.
  7. Cuidar de nosotros mismos, tal y cómo nos hubiese gustado que nuestros padres lo hubiesen hecho. Comer y dormir adecuadamente; de vez en cuando consentirnos con lo que nos gusta…si uno mismo no se ama, nadie lo va a hacer por uno.

Recuerde que sanar heridas es un proceso que lleva tiempo. Ciertamente tendremos momentos oscuros, pero se puede lograr salir adelante, hay esperanza para todos.

 

Written by

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

LEAVE A COMMENT